Formas de abrir una puerta atascada.

Cerrajeros Urgentes
En muchas ocasiones, las puertas pueden presentarnos innumerables inconvenientes, tales como el averiarse, dañarse, caerse o bien atascarse, pero a pesar de ellos, no tienes por qué angustiarte, todo mal momento tiene su solución.
Hoy queremos relatarte sobre el inconveniente de las puertas atascadas y sus posibles formas de abrirla.
Porque se atasca una puerta.
Las razones por las que una puerta puede averiarse son innumerables pero las más comunes son:
Por un esfuerzo o violación que se haya hecho sobre la misma, es decir, porque esta se haya forzado, lo que ocasiona que los materiales de la puerta se resientan y por ende estos lleguen a doblarse ocasionando que la misma no abra.
Por qué la puerta tiene tiempo sin ser usada, esta puede ser una de las razones principales por las cuales una puerta llegue a atascarse y a no abrir, ya que el desuso, hace que los agentes externos, la lluvia o el sol ocasiona que se generen sedimentos y estos produzcan una capa sobre las bisagras.
Pero el desuso no ocasiona solamente problemas sobre la bisagra, sino que también acarrea problemas sobre la cerradura, haciendo que dentro de la misma se haga una capa que impida la entrada de la llave.
Formas de abrir una puerta atascada.
La solución más salomónica, y menos dificultosa se debe a la cerradura, lo primero que debes considerar es que si tiene mucho sedimento, puedas retirar este con ayudante mecánico colocándolo dentro de la misma, y luego con una aguja puedes ir retirando los desperdicios.
Procura ser cuidadoso con la aguja, recuerda que si esta se parte adentro puedes acrecentar el problema, de igual forma puedes ocasionarte daño recuerda que la aguja al romper puede saltar y generarte rasguños, se paciente en el proceso.
Una vez retirado el sedimento, procede a introducir la llave con mucho cuidado, y trata de no forzarla para que esta no se vaya a partir dentro de la cerradura, con la insistencia debida, rendirás los frutos y podrás abrir la puerta.
En ciertos casos el problema no es la cerradura, sino las bisagras, en este caso, procede a colocar un poco de aceite sobre las cerraduras, si observas que estas están muy ajustadas, pásale con mucho cuidado un yesquero, recuerda que el aceite es inflamable; lo que ocasionarás es que la reacción del aceite ante el fuego haga ablandar con mayor prontitud los sedimentos, haciendo que estos salgan más rápido y poder así abrir la puerta de forma mucho más sencilla.
Con el uso de una ganzúa, esta te la puede prestar un vecino o incluso con un tubo doblado puedes obtener tu propia ganzúa, sino tienes un tubo a la mano no te detengas cualquier objeto que sea alargado y duro te sirve como ganzúa, lo único que debes hacer es doblarlo.
El uso de esta es muy sencillo, por el extremo de la parte doblada la vas a tratar de introducir a la altura de la cerradura y comenzar a hacer fuerza, entre la puerta y el marco como si estuvieses palanqueando.
Luego con mucho cuidado, debes tratar de introducirla entre el piso y la puerta y repetir el mismo movimiento de palanquear esto es con la finalidad de poder doblegar las bisagras, si quieres hacer más fuerza puedes pararte sobre la ganzúa y tu cuerpo hará mayor impacto.
Recuerda que este proceso te puede demorar un poco pero la idea es que doblegues la puerta y puedas abrirla con gran facilidad, lleva su tiempo, su esfuerzo pero es el método más fácil de abrir una puerta atascada.

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies