Como sacar una cerradura de tambor redondo

Cerrajeros a Domicilio
Es un tipo de cerradura muy particular, pero al mismo tiempo muy fácil de trabajar, no necesitas ser un profesional de la cerrajería para poder sacar una cerradura de tambor redondo, lo importante sin duda alguna es tener los materiales necesarios y hacer las cosas tal y como te las voy a explicar en estas líneas.
Si vas a sacar esta cerradura sea por avería, sea por precaución o simplemente por seguridad, estas en el sitio indicado.
Lo primero a saber es la marca de la cerradura que tienes en tu puerta, y la respuesta se encuentra generalmente impresa en la manilla o el pestillo, pero también puedes saberlo de acuerdo al tipo de llave a usar.
Es de mucha utilidad conocer el tipo y marca de la cerradura así como sus propias características de la cerradura vieja, ya que de esta forma se puede asegurar que la cerradura con la que la vas a cambiar, se pueda ajustar y funcionar adaptándose a tus propias necesidades.
El paso a seguir el medir el tamaño de la manilla de la puerta, ya que muy frecuentemente las cerraduras de las puertas sobre todo en lo que respecta a la parte frontal son más grandes que la parte interior.
Tener conocimiento de antemano acerca del tamaño que necesitas te va a ahorrar muchos viajes a la ferretería o cerrajería con posterioridad.
De ser posible, debes retirar el pomo de la parte interior, y esto lo harás soltando todos los resortes y tornillos que sostienen a la misma, y que la fijan. La manilla de la puerta en teoría debe salir con facilidad, dejando solo la cubierta decorativa.
Si es imposible acceder a estos tornillos y resortes de esta forma, entonces sacar primero la cubierta antes de quitar la perilla.
Seguidamente, debes quitar la parte decorativa interior de la cerradura, y esto podrás hacerlo quitando los tornillos de esa tapa, que pueden ser visibles o no una vez que ya has extraído la manilla.
Si en efecto lo son, fácilmente podrás quitarlos y guardarlos, si por el contrario no son visibles, debes mirar a lo largo del borde hasta encontrar un orificio, en el que con frecuencia se oculta un tornillo allen.
Si no encuentras agujeros, la placa simplemente se ha metido a presión. Utiliza un destornillador común de punta plana para realizar la palanca con mucho cuidado, para de esta forma descubrir el sistema de la cerradura.
Procede a desmontar todas las partes y secciones de la cerradura desatornillando los habituales dos tornillos del interior, quítalos, porque ellos sujetan la parte de la cerradura interior a toda la mitad de la sección exterior, ellos se encuentran en toda la mitad del interior de la manija.
Una vez que los has extraído, simplemente debes jalar cada mitad de la manilla de la puerta. De esta forma habrás hecho todo el trabajo.
Asegúrate que la nueva cerradura quede bien instalada y con el cilindro hacia la parte exterior de la puerta.

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies